16/11/09

Alta infidelidad 2: Discreción

Que no se trata esto de clamar a bombo y platillo el nuevo fichaje que traemos bajo el brazo si nos votan presidente. Y es que, una vez nos movemos por estos terrenos pantanosos del manglar de la infidelidad, debemos cuidarnos de tener el hermetismo de un submarino y mantener la boca cerrada como si por un stage de película porno estuviéramos pasando. Aquí no hay amigos ni confidentes, y si los hay, que deje de haberlos, porque no hay mayor traidor, cotilla y bocazas que el ego de uno mismo.

Que el fardar quede en la soltería.
Ahora que vives lustroso en el adulterio
envuélvete en naturalidad pero con misterio
que no sepa nadie de tus gestas y correrías.


Deberemos también eliminar cualquier detalle indicativo del engaño (un chupetón no es un detalle, es un piscinazo), eliminando mensajes, llamadas y correos (haced uso del camuflaje de identidad en los móviles) e incluso eliminar cualquier rastro biológico que podamos tener en nuestro cuerpo: cabello, restos de maquillaje y aromas, mediante una concienzuda ducha tras la cita y un buen cepillado y repaso de nuestros ropajes.


Que Horatio es un mindundi al lado de una novia con la mosca tras la oreja...




4 comentarios:

Demon dijo...

Buena frase final, ni Horatio ni Grishom...ni Sherlock ni Conan...tienen el poder imaginativo, rebuscado y concienzudo de una mujer cornuda!

Cristina Villegas dijo...

habeis escuchado el texto? no sabia yo que las computadoras tenian acento sudamericano...

Bocinazo dijo...

Qué curioso el blog, lo mismo se lincha a los celosos que se celebra la infidelidad...

Entrenador dijo...

Querido Bocinazo,

Te animo a que leas la primera parte del tutorial "Alta Infidelidad" titulado: "Introducción". Podrás comprobar por ti mismo que en este estadio, ni se celebran ni se animan este tipo de jugadas.

Gracias por tu visita y por tu comentario.

Saludos.

Publicar un comentario