17/8/09

Todas putas

Es sencillo escuchar cómo un individuo, generalmente tras ser rechazado por una chica o tener un fin tormentoso en una relación, acaba clamando a María Magdalena como último e inútil intento de mantener a flote su masculinidad, orgullo y dignidad.

Porque lo fácil, lo sencillo tras una situación no agradable es llegar al insulto gratuíto, y "puta" es rápido de decir (que se lo digan al maestro Reverte). Para colmo, este acto, en lugar de ser amonestado y denunciado por los asistentes al encuentro, acaba siendo objeto de risas y aplausos por parte del público, ansioso de sangre y espectáculo primario al cántico del "písalo, písalo".


Y es que, a día de hoy, que yo sepa, las únicas prostitutas que existen son las mujeres que, voluntariamente, intercambian sexo por dinero (las que no lo hacen voluntariamente son esclavas) y la que "limpia, fija y da esplendor" no dice nada del resto. No veo que esta palabra esté asociada nunca a "chica que te da calabazas", "promíscua", "chica que tras romper contigo ha decidido intentar rehacer su vida" o "chica a la que le gusta el sexo". Fíjense que ni siquiera lo está con "infiel".

Porque seamos francos señores, ¿acaso no nos gusta el sexo a todos? ¿No deseamos, en según qué temporadas, jugar cada una de las ligas y torneos de verano que nos echen? ¿Por qué faltar, entonces, de manera tan vil, el respeto de una chica que lo único que ha hecho ha sido decidir libremente sobre su sexualidad?

Cuidado, lengua encañonada, lo que cuentas y dices
que quizá estés dando matarile a tus propias perdices.

Porque, además, más de un amigo (o incluso nosotros mismos) acaba saliendo con una de ellas, y en ese caso desearemos haber sido más parcos de palabras y menos ligeros de lengua.

6 comentarios:

César dijo...

Jaja, por un momento leí: «a día de hoy, que yo sepa, las únicas prostitutas que existen son las mujeres que "limpian, fijan y dan esplendor"». Y la mente se iba a otra cosa. Bueno, a otra cosa no, de hecho.

Ánimo con el blog, que es extremadamente divertido (¡y útil, por supuesto!).

Ya puestos, citaré algo relacionado:

«Puta es aquella que se acuesta con todos.
Hija de puta es aquella que se acuesta con todos, menos contigo».

¡A cuidarse! :)

Kassaumbarno Erunohta dijo...

en fin....ya se sabe....

«el hombre que se tira a todas
es digno de admiración,
la mujer, es un pendón.
No son lo mismo "zorros" que "zorras"»

ALguien dijo...

A ver... Lo importante no es la utilización del significante "puta", sino el significado, que, hoy en día, depende del contexto. Por ejemplo, normalmente:

1. "Son todas unas putas" equivale a "estoy frustrado".

2. "¡Qué puta es!" (en relación con una mujer en concreto) equivale a "¿en la cama?, ¡genial!" o "me ha puesto los cuernos"... depende de la situación. El comentario no será siempre despectivo (aunque sí indecoroso).

Cuando se llama puta a una mujer no suele aludirse a una profesión (que, por lo demás, me parece digna o, por lo menos, respetable). Si es evidente que con "puta" quiere decirse "promiscua", o cualquier otra cosa más o menos similar... ¿dónde está el insulto o la falta de respeto? Me parece muy bien que sea promiscua. Cuestión distinta es que sea vulgar referirse a una mujer en ciertos términos...

Pero hay que ser un poco más comprensivos con la "frustración". Es público y notorio que cuando "Fulano" dice que "Fulana" es una puta, Fulano se expone a sí mismo, no a Fulana.

Un saludo.

danibishop dijo...

Si no hay ánimo de lucro, no es puta XD

Anónimo dijo...

Llamadme puta por lo que haga fuera de la cama, no en ella... te suena entrenador?

Anónimo dijo...

esto me recuerda la metafora de la llave y la cerradura... socialmente (y esto hay que asumirlo así) el hombre es la llave que busca cerraduras que abrir, y la mujer la cerradura, que decide que llaves la abren... entonces pues, una llave que abre muchas cerraduras será una llave maestra, y sin embargo una cerradura a la que abren todas las llaves da asco, al fin será inutil y despreciable
saludos

Publicar un comentario